Facilitadores

Tips para facilitar Mindfulness online - Parte 2

Con la llegada del COVID-19 y el confinamiento, desde Quietud comenzamos a ofrecer todos nuestros programas online, incluyendo la formación anual de instructores BMIT (¡inscripciones abiertas!).

Ante este cambio, nos preguntamos cómo poner a la tecnología de nuestro lado para ofrecer una experiencia lo más inmersiva y humana posible en cada encuentro virtual. Hay mucho que podemos hacer para lograrlo, y en esta serie de 3 artículos vamos a compartir contigo todo lo que hemos aprendido en estos últimos meses.

Hablaremos mucho de tecnología, sí, pero no todo es tecnología. Cada uno de los temas que iremos cubriendo vendrá también con algunas reflexiones humanas.


Parte 2: Hablar y escuchar

La semana pasada hablamos de la imagen. En cuanto a equipamiento, con el sonido nos va a pasar algo similar: las opciones más baratas son las que ya tenemos. Si bien podemos usar el micrófono y los parlantes del ordenador portátil –la gente podrá oírnos y nosotros a ellos– también podemos subir un nivel más. Esto vale especialmente la pena si además planeamos usar este equipamiento para grabar prácticas.

Micrófonos

La variedad de micrófonos disponibles es abrumadora. Aquí te lo pondremos sencillo: lo que quieres es un micrófono que puedas conectar directamente por USB y que sea dinámico (no "de condensador", a menos que puedas ocuparte de dar un buen tratamiento acústico a la habitación en la que trabajas).

En Quietud solemos usar el Samson Q2U (69€). La relación calidad-precio es excelente, y difícilmente necesites más calidad que esa. Igual que con las cámaras, de vez en cuando se agota el stock (consecuencias de la pandemia), pero con paciencia podrás conseguir uno.

Cuando estés en un Zoom querrás tener el micrófono cerca de tu boca y poder acomodarlo fácilmente. Vale la pena agregar un soporte de brazo de tijera, por ejemplo el básico de Neewer (15€) o el modelo Pro (30€) si quieres una opción más estética.


Mi configuración final: monitor de 24", cámara Razer, micrófono Samson y brazo de Neewer.


OTRAS OPCIONES

También puedes usar un micrófono de los que llevas directamente en la cabeza. La opción que hemos probado y podemos recomendar es el Samson XPD2 Headset (~115€). Al ser inalámbrico, si además trabajas con Mindfulness en movimiento es una excelente opción. En Amazon está agotado, pero buscando un poco en Google lo encontrarás en otras tiendas.

Si quieres gastar más dinero, hay muchas formas de hacerlo. Pero creemos que a menos que te estés tomando la producción audio-visual muy en serio no vale la pena. Para hacer tu propia investigación sobre micrófonos, te recomendamos el canal de YouTube Podcastage.


Auriculares

A la hora de facilitar talleres o programas online, tal vez un buen par de auriculares no marquen tanta diferencia como los ítems anteriores. Si los parlantes de tu ordenador te resultan bien, entonces estás bien así.

Si ya tienes un buen par de auriculares puedes usarlos, no hay necesidad de comprar nada nuevo. En mi caso tengo unos BOSE QC25 con cancelación de ruidos que compré en el 2015 y siguen siendo un lujo, pero hoy no gastaría 250€ en ellos. Si fuera a comprar nuevos, miraría marcas como Sennheiser o Audio-Technica, que tienen opciones de buena calidad a precios razonables, pero aquí no investigamos demasiado así que nos abstendremos de hacer recomendaciones.


El tip que sí voy a compartir es el siguiente: si utilizas auriculares de los que te envuelven las orejas (con o sin cancelación de ruidos), suele ser un poco molesto el que no te escuches a tí mismo cuando hablas. Muchas veces terminas gritando… no es bueno para la audiencia, y no es bueno para tu voz.

Si utilizas un micrófono como el Samson Q2U, puedes conectar uno de estos auriculares directamente al micrófono y configurar en el ordenador que el audio salga por allí. De esa manera te escucharás a ti mismo exactamente como lo hacen quienes estén conectados contigo.


Acústica

Aquí ya nos estamos poniendo un poco más exquisitos, y quizás esto aplica más a la hora de grabar prácticas con buena calidad que de transmitir por Zoom (lo mismo con invertir en unos buenos auriculares). La acústica es además todo un mundo y no soy ni de cerca un experto, así que vamos a ver un solo tip.


Haz el siguiente experimento: ve a un baño en el que habitualmente haya varias toallas. Aplaude un par de veces y presta atención al sonido. Retira todas las toallas y aplaude nuevamente. Colócalas de nuevo y vuelve a aplaudir.

¿Notas la diferencia? Probablemente cuando no hay toallas colgadas el aplauso se escucha muy distinto. Ahora ve y aplaude en el lugar donde habitualmente te conectas por Zoom o grabas. ¿Se parece más al sonido del baño con o sin toallas?

Queremos que se parezca más al sonido del baño con toallas, aunque no entraremos aquí en detalles técnicos. Si no es el caso con tu habitación, puedes resolverlo colocando cortinas, unos cuantos almohadones, o incluso comprando algunos paneles de amortiguación acústica.


El habla y la escucha

Como decíamos en el artículo anterior, con tanta tecnología puede ser fácil perder de vista que lo más importante es lo que esta tecnología conecta: seres humanos.


Ya tienes tu micrófono preparado. Estás como un niño con juguete nuevo. ¿Pero qué vas a decir? ¿Por qué? ¿Puedes ser consciente de las palabras que salen de tu boca y la motivación detrás de ellas? ¿Puedes impregnar cada frase de la "intención correcta"? ¿Puedes descubrirte en los momentos en que estás por hablar o contestar desde la reacción, hacer una pausa, y elegir sabiamente tus palabras?

Elegiste darte un gusto y comprarte unos buenos auriculares. Colocarlos sobre las orejas se siente casi como un mimo. ¿Los honrarás con una escucha consciente? ¿Pondrás atención y cariño en estar presente ante cada persona que comparta o pregunte algo en el siguiente encuentro?


Antes de empezar el próximo Zoom, quizás merezca la pena dedicar tanto tiempo a preparar desde dónde hablarás y escucharás, como a preparar micrófono y auriculares.


Esperamos que nuestra humilde experiencia te sea de ayuda, y te invitamos a leer la tercera y última parte de esta serie aquí.