Anidar en el cuerpo

Un espacio de intimidad y reconexión.

QUIERO INSCRIBIRME

Desde que hice Anidar entendí que el cuerpo es la llave para escuchar lo que necesito  aquí y ahora. Con ejercicios simples y sin soluciones mágicas puedes conectar contigo mismo/misma y tomar mejores decisiones que impactarán positivamente en tu calidad de vida.

Si te duele algo en el cuerpo y no sabes qué hacer, busca Anidar.

Si lloras y no sabes por qué, busca Anidar.


Si el pensamiento no se detiene y necesitas frenar, busca Anidar.


Si deseas conectar con una comunidad que te abrace, Anidar es el lugar.

Julia Tapia - Participante de Anidar en el cuerpo

La experiencia de anidar

Los pájaros cogen una rama a la vez para construir su nido. La invitación es la misma: coger una experiencia por vez, sin querer acaparar o ansiar tener toda la información. Cultivar lo sencillo y esencial nos traerá frescor y creatividad a la experiencia.

En cada encuentro vamos a:

Experimentar el cuerpo como un referente de descarga, apoyo y estímulo sensorial, facilitando la percepción de uno mismo y del entorno.

Devolver la consciencia al cuerpo y desde este lugar invitarnos a estar más centrados, tranquilos y conviviendo mejor con nuestra corporeidad y realidad.

Ofrecer atención a nuestro cuerpo, tomando contacto y conciencia de lo importante que es sentir la vida desde este espacio que siente, se mueve, cambia y se transforma constantemente.


Acercarnos a nuestra corporeidad con delicadeza y paciencia es la invitación que te hago.

Un nido está hecho de  momentos, de búsqueda, de observación y dedicación. Deseo que así sea nuestro vuelo compartido.

Empezar a anidar

Hay ramitas de consciencia que empezaremos a traer a nuestro nido en cada encuentro. Aquí te estaremos esperando, aunque puedes empezar ahora mismo, donde sea que estés.


¿Cómo?


Recuerda preguntarte algunas veces: ¿Cómo está mi nido?

Y sin querer una respuesta exacta o inmediata, deja que transcurra

el día y escucha lo que te susurra la vida.


Vuelve a tu nido:

  • Escucha tu cuerpo y descansa en su presencia
  • Reconoce lo que necesitas
  • Date tiempo y espacio para integrar lo vivido
  • Investiga tus sensaciones corporales sin juzgarlas y acepta cómo se manifiestan.
  • Descansa entre una actividad y otra. Tan solo 5 minutos pueden ser muy reparadores.
  • Recuerda que estar atentos a los micro movimientos te pueden ayudar a vivir de manera más consciente y presente.
  • Baila con el silencio para escuchar tu propia música interior.
  • Recuerda que la alegría hace parte del camino.

Sostener y ser sostenido

Una práctica gratuita para que nos vayamos conociendo

Puedes verla aquí

Sostener una conversación. Sostener una relación. Sostener un hábito. Sostener una sonrisa. Sostener una casa. Sostener una mirada. Ser sostenido: la taza que sostiene tu té, las paredes que sostienen tu casa, la respiración que sostiene tu vida, los músculos que sostienen tus huesos. Practicar la contemplación y gratitud de sostener y sentirse sostenido por la infinidad de sutilezas invisibles.

¿Te esperamos?

La próxima edición de Anidar empieza el 5 de octubre

Tendremos cuatro encuentros online, por Zoom, 19:00h a 20:30h (hora española), los días 5, 12, 19 y 26 de octubre.

Mi nombre es Mita Beutel, y seré tu guía en este programa. Si aún no me conoces, puedes leer más sobre mí aquí.


¿Y el precio?


‍Puedes anotarte al programa completo de 4 sesiones, con un valor de 52€. También puedes venir a sesiones sueltas, a un valor de 15€ por sesión (aquí).

Al inscribirte tienes la posibilidad de que tengamos un encuentro individual previo al inicio de la sesión.

QUIERO INSCRIBIRME

Ediciones especiales para grupos
Si quisieras ofrecer un programa de Anidar para un grupo ya formado, podemos crear juntos una propuesta a medida. Escríbeme y estaré encantada de que hablemos.

Testimonios

Conocí a Mita el año pasado cuando la pandemia hacía su estreno en el mundo... y la reencontré en la "segunda ola" en su curso de ANIDAR, nada es coincidencia, con ella aprendí  a reencontrarme con mi cuerpo y sanar memorias que estaban guardadas, desde el movimiento logre liberarlas y sanar, ahora continúo danzando mi vida.

Una experiencia increíble.

– Dominique

Anidar ha supuesto para mí un encuentro conmigo misma desde la perspectiva de integridad entre mente- cuerpo. Un abrazo cordial a misma. Un "Bienvenida, ya era hora. Te esperábamos hace mucho tiempo. Antes eras nuestro huésped, cada vez que hacías intentos de acercarte, ahora eres el anfitrión tan esperado que estábamos necesitando. Gracias por haber llegado".

– Marisol

Anidar, danzar, volar y abrazar. Precioso recorrido!! Me siento privilegiada. Gracias gracias gracias.

– J.E.

Hoy he vuelto a sonreír, a disfrutar de las pequeñas cosas que el anidar en mí me proporciona. Concretar la vida en esos pasos hacia nosotros.

– E.